Actualmente Estados Unidos se encuentra en elecciones primarias, tal vez esté diciendo: ¿Qué son estas elecciones “primarias”? No culpo a quien este leyendo este artículo por no saberlo, la verdad es que no somos ningunos expertos sobre nuestras propias elecciones así que es normal que estemos desinformados de las de otro país. Las elecciones primarias, de manera rápida y general, consisten en la presentación y selección de los nominados a presidencia por parte de los dos partidos tradicionales –Demócrata y Republicano- en cada uno de los cincuenta estados. En cada uno de estos, los candidatos hacen campaña y debaten en busca de los votos por parte de delegados que han sido seleccionados por los ciudadanos, muchos de estos delegados ya han prometido votar por algún candidatos pero muchos otros aún no (súper delegados). Los candidatos ganadores de los dos partidos van a enfrentarse en elecciones generales para ocupar el puesto de presidente.


Con la anterior información igualmente se estarán preguntando ¿Por qué debería importarme que ocurre en EEUU? Realmente lo que importa son las propuestas que estos candidatos puedan tener, para nadie es un secreto que nos vemos afectados por las decisiones que EEUU tome en sus políticas económicas, exteriores y migratorias entre otras. Estas elecciones son bastante intensas, aunque al principio hubo bastantes candidatos muchos ya se han retirado. Actualmente solo quedan dos demócratas de seis que comenzaron, Hillary Clinton y Bernie Sanders. Por otra parte en el partido Republicano se mantienen cinco de diecisiete, de los que destacan Ted Cruz y el más famoso (o mejor dicho infame), Donald Trump. La forma en que los candidatos se mueven en las encuestas americanas pueden ser un poco misteriosas para nosotros, por ejemplo cuando un nominado propone la construcción de un muro para detener inmigrantes o la necesidad de una distinción visible a miembros de cierta religión bajo el argumento de seguridad tal como Alemania hizo de manera infame durante los 30s no debería aumentar su popularidad como lo ha hecho Donald Trump. Cuando un Ted Cruz menciona que “primero es Cristiano, segundo un americano, tercero conservador y cuarto republicano” no es exactamente la forma de ganar votos entre los progresistas, liberales, los que creemos que el estado debe ser laico o incluso los mismos republicanos ya que se ven abajo en las prioridades de su representante, ¿luego cómo es posible que aún se pueda mantener en la carrera para ser el representante del partido para presidente? La respuesta no la tengo, aún me cuesta comprender como estos candidatos consiguen seguidores tan leales (posiblemente estoy sesgado). Creerán que no tomo en serio a los republicanos, esto es cierto, pero no significa que esté de acuerdo con todo lo que los demócratas, Hillary Clinton, esposa del ex-presidente Bill Clinton, fue una firme partidaria de la guerra en Irak durante el gobierno de George W. Bush. Si bien Bernie Sanders es mi candidato favorito, no es incuestionable, ha mostrado que está dispuesto a mantener relaciones militares con Israel, un vínculo que genera inestabilidad a la región y su regulación bancaria tal vez pueda ser un poco extremista lo que podría generar ruido en el mercado financiero local y en consecuencia en los internacionales.

Las críticas anteriores no son para convencerlos de algún candidato, es para que se den cuenta la importancia que tienen estas elecciones ya que el siguiente presidente de Estados Unidos va a ser un líder mundial y cualquiera de sus decisiones no solo afectará a su país o al nuestro sino al resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *