Fuente: Valencia Plaza
Fuente: Valencia Plaza

Los mercados financieros han tenido una gran cantidad de liquidez en los últimos años. La reserva federal, el banco central de Japón y el banco central europeo se han encargado de inyectar a la economía mundial miles de millones de Dolares, Yenes y Euros durante los últimos 10 años. Aun así, el panorama se vuelve cada vez más peligroso. La proximidad de una contracción monetaria y el alto precio de los activos financieros vuelven más riesgoso el mercado.

Para dar una idea aproximada el banco central europeo desde la crisis del 2008 ha hecho compras promedio de 60 billones de euros cada mes, en este momento la reserva federal cuenta con un balance de 4,5 trillones de dólares y el banco central de Japón hace compras de 6 trillones de yenes por año. Además, llevaron a que las tasas de préstamos se acercan al 0%.

En general esta liquidez ha hecho que los índices accionarios rompan sus máximos históricos y sobre todo que muchos activos estén sobrevalorados. Hay tanto dinero a un costo tan bajo que solo hay que comprar lo primero que se vea y esperar a que genere una rentabilidad superior a la tasa que se pagó y ya.

Además, la sobrevaloración de los activos, el alto apalancamiento de los países y la subida en la cartera en mora hace cada vez más probable una caída del mercado accionario. Por ejemplo, la capitalización bursátil mundial se acerca cada vez más al 100% del producto interno bruto. También, el costo de los préstamos va a empezar a subir y la cantidad de dinero a reducirse, lo que dificultará comprar activos y llevará a una posible caída del mercado. Se espera que el próximo año la FED y el banco central Europeo reduzcan la compra masiva de activos y suban sus tasas de interés.

Piense un segundo cómo lo sería. Digamos que puede pedir prestado a un año una tasa de 1,56% + un par de básicos. Y le dicen que el incide accionario de Estados Únidos renta el 5 % al año. La acción es simple, ¿no?. Pida prestado e invierta al índice accionario. Lo más posible es que haga un 3% con plata que no es suya. Bastante simple.

Ahora, esto se vuelve aún más fuerte si los índices accionarios continúan subiendo y la rentabilidad no es del 5%, si no del 17% en lo corrido del año. En este caso, dado que las acciones suben con más fuerza, la rentabilidad de pedir prestado a una tasa baja e invertirlo en acciones se hace muy alta. Por lo que mucha más gente sale a pedir más dinero prestado y comprar más acciones e inclusive otros activos que no podían comprar. Acá se hace muy fuerte la tendencia y se terminan sobrevalorando los activos.

El problema viene cuando el costo del préstamo sube y la cantidad de dinero baja, ahora tienen que pagar la deuda y los activos que tanto dinero le estaban rentando, rentan una tasa muy baja. En este caso, todo se vuelve peligroso. El aumento del costo en el préstamo le quita dinero disponible de sus ganancias, por lo que tiene menos dinero para invertir, además se vuelve mucho más difícil igualar la rentabilidad con otros activos por lo que pide menos dinero.

Ahora las personas dejan de pensar en comprar activos y pasan a pensar en pagar sus préstamos, vender sus acciones y tener dinero en efectivo que les permita pagar el interés de lo que habían pedido prestado. Al vender, la gente se asusta y por la incertidumbre de no saber si podrán pagar sus préstamos, venden más activos.

En este punto se explota la burbuja, la gente vende y esas ventas asustan el mercado, lo que genera aún más ventas. Al fin de cuentas todo cae, y cae más fuerte de lo que subió. Así de simple.

Por esa razón, es fácil pensar por qué activos como Bitcoin, el litio, las acciones productoras de este material, tesla o los índices accionarios suben como cohetes, sabiendo que hace mucho tiempo superaron su valor real y hay demasiado dinero en el mercado. Aún más, permite entender que en el momento el que se haga más difícil pagar la deuda y comprar activos por la sobrevaloración, es más probable una caída de mercado. Por lo que, no se le haga extraño que en un año o año y media sea necesario sacar el paracaídas y protegerse de la contracción monetaria, el aumento del crédito y la caída del mercado accionario.

Por: Juan David Suárez

jd.suarez10@uniandes.edu.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *